14 de abril de 2024
Buscar

Rocío Vallelado: «‘Mi Rancho’ ayuda a niños que han vivido en la calle con estímulos y medios suficientes para recuperar sus derechos»

Educación

17 de agosto de 2022

La Asociación ‘Mi Rancho’ desarrolla en Cocota, Bolivia, un proyecto financiado mediante ‘crowfunding’ para ayudar a  niños y adolescentes que se han criado en la calle a través de la creación de vínculos afectivos seguros de su propio proceso de vida.

Rocío Vallelado Molina tenía claro desde hace años su cariño por el mundo de la infancia. Así, después de terminar el Bachillerato en Laguna, comenzó a estudiar Educación Infantil en Palencia. Tras conocer otras culturas y nuevos idiomas en otros países gracias al programa Erasmus, la lagunera volvió a España para seguir formándose y especializándose en Audición y Lenguaje en Ávila. Además de ser monitora de tiempo libre,  Rocío sintió que tenía que «crecer y compartir conocimientos». Así se embarcó en una nueva “aventura” en Bolivia.

Luego de varios años con la espinita de realizar un voluntariado, una amiga de Ávila, le presentó ‘Mi Rancho’. «Me empezó a contar cómo era el proyecto, su experiencia allí, la metodología de trabajo con los niños, niñas y adolescentes, el ambiente afectivo, la filosofía en la que se basa que es “familia y libertad”.  ¡Y así me enamoré del proyecto!  Decidí irme en cuanto se pudiera y así fue», apunta la maestra. Seguidamente, Rocío se asoció con el equipo altruista de voluntarios de Tiluchi en España y viajó en octubre de 2021 a Cotoca, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Acto seguido, la lagunera comenzó a trabajar en un área que le era desconocida pero en la que «sentía que tenía mucho que aportar».  Para Rocío, es necesario visibilizar y conocer cómo en todo el mundo y en un porcentaje elevado existen niños que pierden sus derechos por circunstancias ajenas a ellos. En ‘Mi Rancho’ se encargan precisamente de «proporcionar a niños mayores de 8 años que han tenido que vivir en calle, los estímulos y medios suficientes que les permitan recuperar sus derechos. Buscan motivarles a implicarse en su proyecto de vida y alcanzar las metas que se propongan, en un ambiente de familia y libertad».

Las instalaciones de ‘Mi Rancho’ cuentan con espacios deportivos, rodeado de árboles frutales, con una “churrasquera” y varios mesones donde reunirse. Además, la zona cuenta con una gran diversidad de animales selváticos. En ese exótico lugar, las  voluntarias españolas ayudaron en las tareas de los colegios, diseñaron y realizaron distintas actividades con los menores y elaboraron «en conjunto un material pedagógico que permitía trabajar los derechos de la infancia desde el colegio, las familias y la calle como prevención de la violencia». Además, Rocío se ha centrado en la revisión de la metodología de la guardería local. Aunque para ella lo más gratificante «ha sido estar y compartir los momentos».

«Al principio todo te sorprende, después lo normalizas y se convierten en parte de tu vida, como cogerle cariño a que te llamen “Señora”, “Doñita” o “Hermana”», recuerda Rocío. Si algo tiene que destacar son las charlas que surgían de la confianza ganada con los niños: «Cuando te cuentan sus vivencias, las situaciones por las que han pasado que ni te puedes imaginar. Y como una hermana mayor o una amiga, estás para dar, recibir afecto, cariño, acompañar y apoyar».

De su paso por ‘Mi rancho’ también resalta la resilencia de los adolescentes que tienen ganas de cumplir metas. «El día a día es intenso desde bien temprano. Los niños se levantan y tienen varias actividades a primera hora según el día de la semana», apunta Rocío. Entre las actividades más destacadas se encuentra el ‘Cotobank’, donde los jóvenes realizan tareas comunes para ganar dinero y aprender educación financiera; y ‘Amor a Mi rancho, donde se busca el empoderamiento de los niños y sentimiento de pertenencia.

Para que ‘Mi rancho’ pueda proporcionar ese acompañamiento en los procesos de vida de los niños, con espacios para el desarrollo del interés y el aprendizaje, se crean campañas de ‘crowdfunding’ o microfinanciación. «Si a todas las familias nos cuesta la vuelta cole pues con 27 chavales imaginaros lo que supone… Toda la recaudación va destinada a que los niños, niñas y adolescentes puedan continuar con sus estudios y ejerzan su derecho a la educación», comenta Rocío.

Esas donaciones se pueden hacer a través de diferentes sitios como amirancho.org y actualmente se está difundiendo una campaña a través de la plataforma migranodearena.org hasta el 31 de diciembre. Con la ayuda de las contribuciones altruistas también se matricula a algunos niños que han estado largas temporadas sin acudir al colegio o no han ido nunca en centros privados para reforzar aprendizajes básicos.

Pese a que Rocío volvió a España hace algunos meses y está participando en un proyecto de fortalecimiento asociativo en una entidad de mujeres y niñas con discapacidad de Palencia, no se olvida de su “hogar” en Bolivia: «Me hubiera gustado quedarme más tiempo, pero siento que mi hogar está allí y volveré en algún momento».

 

Nueva edición disponible

Hazte ya con la quincuagésimo octava edición de la revista Laguna al Día. Haz clic sobre la imagen para verla online.

También podrás conseguir la revista en papel de forma gratuita en todos los negocios patrocinadores y en la Casa de las Artes.

Lo último

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.