13 de junio de 2024
Buscar

”EE UU es un mercado grande y competitivo que acepta a todo aquel que esté dispuesto a jugar con sus reglas”

Laguneros por el mundo

8 de marzo de 2021

Tras formarse en la Universidad de Princeton, Lázaro Vallelado Cordobés trabaja como Jefe de Producción en la ampliación de la autopista interestatal I-66 de Virginia, uno de los proyectos más ambiciosos de la multinacional Ferrovial.

Con tan solo 24 años, Lázaro Vallelado Cordobés ha alcanzado cotas impresionantes a nivel profesional. Graduado en Ingeniería Civil en Santander, acaba de terminar su máster en Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos en la Universidad Politécnica de Madrid, sin que ello le haya impedido desarrollar experiencias laborales en Suecia y Estados Unidos, donde actualmente es Jefe de Producción para el proyecto más importante de Ferrovial, presupuestado en más de 2.000 millones de dólares.

¿Qué puntos destacarías de tu formación que te hayan permitido llegar tan lejos?

Durante mi formación he podido disfrutar de distintas estancias internacionales. El tercer año de grado lo realicé en la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, miembro de la Ivy League junto con Harvard y Yale. Esta experiencia me sirvió para conocer de primera mano una de las universidades más elitistas del mundo. Además, mi segundo año de máster lo pasé en Illinois Tech, Universidad dedicada a las carreras tecnológicas en Chicago, donde obtuve además el título de Ingeniero Estructural. En general, mi formación me ha preparado para enfrentarme a cualquier problema, comprendiendo sus causas rápidamente para llegar a soluciones adecuadas.

¿Por qué elegiste precisamente EE UU como destino?

Siempre ha sido un destino muy atractivo para mí a todos los niveles. Mis padres pasaron dos años en Nueva York, y cuando tenía doce años empecé a pasar los veranos con familias locales para mejorar mi inglés. Después de pasar por Nueva Jersey y Chicago me surgió una oportunidad importante en septiembre en Washington.

¿En qué consiste concretamente tu trabajo actual?

Soy Jefe de Producción en uno de los segmentos del proyecto de ampliación de la autopista Interestatal 66, importante corredor que conecta los condados del norte de Virginia con la ciudad de Washington. Mi trabajo consiste en garantizar el cumplimiento de los estándares de calidad marcados por el cliente y Ferrovial tratando de optimizar recursos al máximo para evitar sobrecostes y descartar cualquier error innecesario.

¿Qué te ha aportado EE UU a nivel profesional?

Académicamente me he formado en las dos disciplinas de diseño de estructuras más importantes a nivel global: la europea y la americana. Además, he podido valorar las ventajas de un sistema educativo completamente distinto al español. Actualmente trabajo en un proyecto de tal magnitud que no existe en Europa hoy por hoy, con la particularidad de que está totalmente financiado por entidades privadas, cuando normalmente es la administración la que suele contratar proyectos de obra civil. Esto supone unos niveles de exigencia muy superiores. Es interesante el modelo de negocio que se da, puesto que la administración permite que el consorcio construya carriles de pago para recuperar fondos: estamos ampliando la autopista para que tenga carriles de circulación libre y de pago, cuyo importe cambia en función del tráfico que haya en los carriles libres. El conductor decide si prefiere invertir su tiempo o su dinero para llegar a su destino.

¿Cómo definirías la vida en Washington?

Es una ciudad totalmente diferente al resto de EE UU. Impresiona porque no tiene rascacielos, debido a una normativa que impide construir más alto que el monumento a Washington. También destaca la cantidad de políticos y diplomáticos que encuentras por las calles, y los edificios tan mediáticos que tiene, como la Casa Blanca o el Congreso. Con los acontecimientos de las últimas semanas la ciudad ha estado muy interesante: el día del asalto al Congreso fui testigo de los numerosos coches de policía que iban en dirección a la ciudad, a lo que siguió un toque de queda. Con la toma de posesión de Joe Biden Washington estuvo completamente blindada y llena de militares, lo cual afectó a los accesos.

¿Qué ventajas y qué inconvenientes has experimentado viviendo en EE UU?

La principal ventaja es la cantidad de oportunidades que ofrece este país. Es un mercado muy grande y competitivo que acepta a todo aquel que esté dispuesto a jugar con sus reglas. Hace falta ser muy bueno en lo tuyo y tener ganas de demostrarlo con aciertos día a día. El principal inconveniente es la lejanía de la familia. Sin embargo, con la tecnología actual las distancias son más cortas.

¿Qué debería cambiar en España para potenciar el futuro y la permanencia de los Ingenieros Civiles?

Por suerte, nuestra formación es variada y nos permite adaptarnos a distintos trabajos, ya que las oportunidades en construcción civil son limitadas. La inversión se vio mermada tras la crisis económica de 2008 y aún no se ha recuperado, mientras que gran parte de las infraestructuras están ya construidas. En EE UU pasa lo contrario, los gobiernos invierten constantemente en infraestructuras para mejorar la vida de los contribuyentes, que siempre reclaman más calidad. Aquí no es suficiente con hacer algo bueno una vez, hay que estar mejorando constantemente.

Esa mentalidad está presente en todos los ámbitos de la vida, mientras que en España percibo cierto conformismo. Se quiere progresar, pero poca gente está dispuesta a dar el primer paso. La sociedad penaliza mucho el fracaso y premia poco el éxito, y por eso la gente joven con ganas de crecer decide marcharse. Hace falta un cambio profundo de mentalidad, y que la gente empiece a valorar al individuo exitoso en vez de pensar que ha llegado a su posición haciendo trampas o por suerte.

¿Cómo se está gestionando la pandemia en EE UU y cómo te planteas tu futuro más inmediato?

El Covid-19 se ha afrontado de manera bastante irregular en todo el país: las administraciones han dejado la gestión a la ciudadanía, con restricciones bastante laxas. La situación ha hecho muy difíciles los viajes transatlánticos y estas Navidades las he pasado aquí, pues al riesgo de contagio se añadía el de no poder volver. Echo de menos muchas cosas, pero cuento con el apoyo de mi familia para lograr mis objetivos y me planteo mi futuro a medio plazo en EE UU. Quiero demostrar mis capacidades y labrarme una reputación acorde a mi trabajo, y a largo plazo me gustaría volver a Europa, que es la que ha invertido en mi formación: lo justo es devolverle esa inversión.

Nueva edición disponible

Nueva edición disponible
Hazte ya con la sexagésima edición de la revista Laguna al Día. Haz clic sobre la imagen para verla online.

También podrás conseguir la revista en papel de forma gratuita en todos los negocios patrocinadores y en la Casa de las Artes.

Lo último

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.