21 de mayo de 2024
Buscar

Pilar Ferrero: «En Laguna me forjé y viví la etapa más importante de mi vida»

Retrospectiva

13 de noviembre de 2023

Entrevistamos a la primera alcaldesa del municipio y una de las primeras de la democracia, quien rompió barreras por la integración en la vida pública de las mujeres y continuó su vida política en Ibiza, donde a sus 81 años sigue obteniendo reconocimientos.

Han pasado 40 años desde su toma de posesión, pero lo recuerda como si fuera ayer. La única mujer de la corporación, Pilar Ferrero, asumía, en 1983, el cargo de alcaldesa de Laguna de Duero, siendo una de las primeras de la recién instaurada democracia. Con la recepción del bastón de mando se rompían unas barreras que hasta la fecha mantenían a las mujeres al margen de la vida política, y se daba inicio a una legislatura que sirvió para poner a punto un municipio que crecía, por entonces, en población, de manera exponencial.

Pilar Ferrero (Benavente, 1942), había llegado a Laguna de Duero pocos años antes. Tras casarse y vivir algunos años en Valladolid -donde comenzaron sus inquietudes políticas participando en el asociacionismo vecinal y escolar- un problema de salud de su hija la llevó a mudarse a la localidad para llevar una vida más tranquila y con menos contaminación. Allí se convirtió en vecina de la recién estrenada urbanización de Torrelago, que por entonces transformó el municipio en todos sus aspectos. «Por entonces Laguna estaba en crecimiento constante, no tenía nada que ver con lo que es ahora. Desde el Ayuntamiento se estaban consiguiendo avances que trataban de paliar la falta de servicios de salud o escolares para mejorar la vida de todo aquel que llegaba», recuerda Ferrero.

Fue en nuestro municipio donde se decidió a militar en el PSOE, si bien sus preocupaciones sociales le habían acompañado desde la juventud. Así, concurrió a las elecciones de 1983, en la lista encabezada por Francisco Delgado, junto con muy pocas compañeras. «Tras ganar las elecciones, Francisco me dijo que posiblemente fuera candidato a la presidencia de la Diputación, con lo que yo tendría que asumir la alcaldía. Al principio no me lo creía, pero, ¿quién dijo miedo?» afirma Ferrero. De esta manera, fue nombrada alcaldesa siendo la única mujer en la corporación.

«Pese a ser un hito no fui muy consciente de ello. Me limité a tomar medidas para mejorar la vida de la gente, y guardo un grato recuerdo de todos mis compañeros, fueron muy comprometidos y honrados y me sentí valorada y respetada en todo momento», explica.
Entre las anécdotas que guarda de aquellos años, está el día en que ofició la primera boda civil en el municipio. «Fui la primera mujer que casó a una pareja en un Ayuntamiento. Recuerdo que era una pareja joven de Torrelago, y la madrina preguntó si la boda sería válida al casarles una mujer. Es un ejemplo de la visión sesgada que se tenía entonces cuando era una mujer quien ostentaba una autoridad civil», señala.

Entre las medidas que se tomaron en su legislatura, destaca la puesta en marcha de los accesos a la localidad o la construcción de institutos y colegios. «Estoy muy orgullosa de haber trabajado por implantar el sistema de educación pública y gratuito, creo que me impliqué mucho para mejorar este servicio en Laguna», destaca.

Al margen de su labor ejecutiva, también fue una de las impulsoras de la Asociación María Pacheco, que nacía de «un compromiso político y de un grupo de mujeres que secundaron la idea».

Tras su paso por el Consistorio, Ferrero pasó a ser procuradora en las Cortes como portavoz en materia de Igualdad. Sin embargo, al acabar esa etapa se encontró con dificultades al encontrar trabajo. «Por entonces era una persona marcada políticamente, y mi ámbito laboral como trabajadora social estaba en las Diputaciones o Ayuntamientos. Ante las dificultades económicas decidí irme a vivir a Ibiza, donde mi hija acababa de tener a mi primer nieto», explica Ferrero.

En esta nueva etapa, la ex alcaldesa encontró trabajo en Cruz Roja, y siguió desempeñando una activa vida política dentro del PSOE. Fue en el municipio de Sant Josep donde fue elegida concejala de Bienestar Social e Igualdad, hasta hace algunos años, cuando decidió dar un paso atrás «consciente de la edad».

Además, en el ámbito asociativo, promovió, en 2005, la creación de la asociación ‘Donnes Progressistes’, una entidad que pronto cumplirá 20 años reivindicando la igualdad entre sexos. «Actualmente, con 81 años, creo que es momento que las generaciones venideras tiren del carro», reconoce Ferrero, quien ha recibido recientemente varios reconocimientos a su labor en este sentido. Así, en 2015 recibió el Premio Menina por parte de la delegación del Gobierno para la Violencia de Género, y en 2021 la insignia de la Igualdad del FSE-PSOE por su trayectoria. «Estos reconocimientos son un gran orgullo para mí, porque reconocen el esfuerzo de gran parte de mi vida», afirma.

Tras una andadura dedicada a esta lucha, Ferrero considera que «vivimos en un momento donde esta labor debe continuar, pues estamos en riesgo de sufrir retrocesos». Al echar la vista atrás, continúa visitando Laguna de Duero a menudo. «Allí me encanta reencontrarme con compañeros entrañables y me siento muy querida. En Laguna viví la etapa más importante de mi vida y es donde me forjé como persona, como socialista y como feminista», concluye.

Nueva edición disponible

Nueva edición disponible
Hazte ya con la sexagésima edición de la revista Laguna al Día. Haz clic sobre la imagen para verla online.

También podrás conseguir la revista en papel de forma gratuita en todos los negocios patrocinadores y en la Casa de las Artes.

Lo último

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.