30 de mayo de 2024
Buscar

De ermita a ermita, un paseo por la aldea de Laguna durante el siglo XVII

Retrospectiva

21 de noviembre de 2022

Un total de seis ermitas son la muestra de la intensa devoción religiosa que existió en el municipio durante el final del siglo de Oro. Repasamos sus antiguas localizaciones

Conocemos por diversos documentos la intensa devoción que los antiguos laguneros profesaban hacia La Virgen del Villar. Sin embargo, las numerosas cofradías que se fundaron a lo largo de los siglos y sus respectivas ermitas o humilladeros muestran que la vida piadosa lagunera no tenía parangón con otros pueblos de su entorno.

Las ermitas eran pequeños edificios que se situaban en lugares despoblados para permitir la vocación de distintos frailes ermitaños. No tenían culto permanente y, en el caso de Laguna, eran las propias cofradías las encargadas de proteger, limpiar y conservar la edificación. Los humilladeros, por otro lado, eran lugares más pequeños que cumplían la misma función de servir como lugar devoto par viajantes. Estos se encontraban en las entradas y salidas de las villas.

Según se recoge en Libros de fábrica parroquiales, hasta 13 cofradías existirían en Laguna durante el siglo XVII: la cofradía del Santísimo, la de Nuestra Señora del Villar, Nuestra Señora de la ‘O’, San Roque, San Esteban, San Antón, San Blas, San Sebastián, de la Vera Cruz, la Pasión, la Misericordia, San Juan y San Miguel.

La cantidad de construcciones de este tipo es extraordinaria para una villa del siglo XVII. Según los relatos demográficos de la época, la zona no sumaría más de doscientos habitantes. Esta es una de las principales razones por las que, con el paso de los años, las ermitas se abandonaron y las cofradías desaparecieron paulatinamente.

Desde el propio arzobispado se prohibió la realización de misas en el interior de las ermitas debido a su estado. La falta de cofrades significó, a su vez, el descuido de sus diferentes santuarios hasta el punto de que en 1654 se llega a denunciar un estado indecente de ciertas ermitas: “se hace lumbre en el altar y entra el ganado…”.

Si bien los escasos documentos catastrales de la época no son tan completos ni verificables como otros más recientes, el Catastro de Ensenada del Portal de Archivos Españoles nos da una ligera noción de dónde se encontrarían las principales ermitas y humilladeros.

En definitiva, estos fueron lugares sencillos para que los laguneros de distintas cofradías pudieran llevar a cabo sus oraciones y ofrendas a lo largo de los siglos, ofreciendo una amplia amalgama de santuarios ante los que pedir y rogar en tiempos de necesidad y honrar en momentos de fiesta y asueto.

ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DEL CAMINO

Dentro del pueblo nos encontramos el jardín detrás de las Urgencias del Centro de Salud. La construcción del antiguo cuartel de la Guardia Civil significó el fin de los resquicios de lo que hace siglos fue la Ermita de Nuestra señora del Camino. El templo estaba construido en piedra y junto a él se encontraba la Capilla del Cristo del Humilladero. La cruz de este se encuentra ahora en la Plaza de la Iglesia.

ERMITA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ‘O’

Esta ermita se encontraría dentro del actual centro cívico de El Cascajo. En el año 1883 se trasladó a esta zona el antiguo cementerio, que se encontraba dentro del pueblo, en la actual plaza de la Iglesia. Así, durante casi tres décadas, El Cascajo albergaría una ermita, un humilladero y el cementerio. Sin embargo, debido al crecimiento poblacional, en 1908 el cementerio tuvo que ser trasladado hasta la ubicación actual. En la actual pista polideportiva se encontraría un humilladero conocido como Capilla del Cristo de la Pasión.

ERMITA DE SAN JUAN

Dirigiéndonos hacia Laguna, nos encontramos con el puente sobre el canal de Duero en el Camino de La Cistérniga. En esta zona existe un solar en el que ahora tan solo hay algunos árboles. Sin embargo, en este punto se encontraría la Ermita de San Juan, donde posiblemente se empezó a adorar la figura de la Virgen del Villar desde el siglo XIII hasta su posterior traslado a la nueva ermita en el alto del Villar. En el mismo el Camino de la Cistérniga también se encontraba el Humilladero de la Vera Cruz.

ERMITA DE SAN SEBASTIÁN

En un entorno cercano, se encuentra la conocida como Senda del Aguanal. Este antiguo camino bordeado por acacias comunicaba el cerro del Villar con distintas ermitas. Actualmente la senda está cerrada, pero podemos llegar hasta la puerta roja que lo delimita. Detrás de esta se encontraría la antigua Ermita de San Sebastián.

ERMITA DE LA VIRGEN DEL VILLAR

Es sin duda la más popular entre los vecinos de Laguna. Fue edificada en 1656 gracias al donativo de 567.074 maravedís de plata del testamento de Sebastián Ruiz de Enebro. Esta construcción serviría como “escuela de niños y casa de madres huérfanas y solteras”. Así, eran dos huérfanas quienes se encargaban de velar la ermita el día 8 de septiembre. En aquellos tiempos se realizaba una procesión, misa y sorteo para saber qué huérfanas velarían el templo al siguiente año. Dicha tradición da origen a las fiestas del Villar y romería hasta la ermita. El edificio actual poco tiene que ver con la ermita original, pues se han realizado decenas de modificaciones, ampliaciones y reformas durante los siglos. Sin embargo, la cabecera actual de planta cuadrada coincide con el templo original. Es en esta parte donde retablo de la Virgen del Villar se ilumina algunos días cercanos al equinoccio de otoño.

ERMITA DE SAN MIGUEL

Esta se encuentra en el interior del cementerio actual en la Avenida de Madrid. La ermita de San Miguel, al igual que la de El Villar, ha sido ampliamente remodelada durante los siglos, siendo su exterior completamente nuevo. La particularidad de este templo es que todavía conserva una imagen original en su altar, mientras que las de el resto de las ermitas y humilladeros se trasladaron a la Iglesia de la Asunción.

Además de la ya mencionada Ermita, lo más probable es que, en el final de la Avenida de Madrid, también se situara un Humilladero en honor a San Juan. Este se encontraría en el cruce del Camino de Castillejo y la Fuente Juana, es decir, en la esquina de la rotonda cerca del cementerio.

Nueva edición disponible

Nueva edición disponible
Hazte ya con la sexagésima edición de la revista Laguna al Día. Haz clic sobre la imagen para verla online.

También podrás conseguir la revista en papel de forma gratuita en todos los negocios patrocinadores y en la Casa de las Artes.

Lo último

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.